a



"La Difunta Correa y su niño"
(tonada cuyana)
Pacho O'Donnell / Antonio Tarragó Ros


Gauchita cuyana, tu vida se apaga
En este desierto bebes soledad
Se muere tu niño, de sed y verano
El Diablo en la noche se lo llevará
Acechan chimangos, el cielo incendiado.
La agónica niña a Dios Imploró
"Diosito querido, que viva te ruego
Te entrego mi vida, no siento temor"

¡Ay! Difuntita Correa,
Tu niño se bebe
la vida en tu muerte.
Cuando el desierto calcina
Tu leche es la vida,
La flor de tu alma.

Un rayo divino bajó de las nubes
y como en un sueño a Dios escuchó:
"Deolinda Correa te espero en el cielo
el gaucho que reza a tu amor sanará"
Difunta Correa, quien liba en tu seno
Recorre el camino de la salvación,
La muerte no puede y Dios en el cielo
Bendice a tus hijos, milagros de amor

¡Ay! Difuntita Correa
Tu niño se bebe
La vida en tu muerte.
Porque lo eterno es el canto
Los ríos resecos
se inundan llorando.