Un Intimo Reconocimiento
Antonio Tarragó Ros


La ovación mas cerrada, los muchos honores y premios obtenidos en 20 años, paradójicamente para alguien tan extrovertido, no significan tanto como el reconocimiento de la gente que el admira, hecho en la intimidad.
Son cosas que por pudor y por atesorarlas muy dentro suyo jamás confesara en publico pero si alguna vez cuando entre el circulo estrecho de sus amigos muy queridos se atreve a desnudar sus sentimientos mas secretos.
Será capaz en ese momento como principiante emocionado comentar que Ariel Ramirez, a quien considera el mas grande melodista del folklore, le dijo un día que consideraba que "Argentina Secreta" y "Maria Vá" tenían en exquisito nivel en el desarrollo melódico, o tal vez se atreve a recordar cuando Cocomarola le afirmo que su arreglo de "Kilómetro 11" era el mejor que había escuchado.
Seguramente que son esas intimas satisfacciones mas que cualquier cosa las que alimentan sus fuerzas para salir a la palestra como un Mihura en el momento de arriesgarlo todo por una convicción, como cuando en Philips quisieron disuadirlo de grabar con León Gieco alegando que había tardado 10 años en inventarse un publico que no existía, para que se pusiera a tirar todo por la borda con un tipo que nada tenia que ver con el. Sin tener en cuenta que León había compuesto el bellísimo chamamé "Cachito Campeón de Corrientes", antes que se conocieran. Tal vez Antonio tuviera que marcar un momento definitorio en su vida profesional de entre muchos, probablemente elegiría aquella noche hace tantos años en que Hugo Díaz, quien con su fraseo le arrancaba lagrimas de emoción, lo llevo de colado al Caño 14 para escuchar a Troilo y el entendió entonces que era así como debía hacerse la música, porque son pocas las notas que alcanzan la emoción
.